Numero 57, Volumen 6 15 de Diciembre del 2008

La brillante trayectoria del ingeniero Julio Antonio Luna lo llevó a ser considerado no sólo un alumno destacado, líder estudiantil y social, maestro y profesionista, sino como un hombre preocupado por el bienestar de las gentes de su país, y de toda la humanidad.
La brillante trayectoria del ingeniero Julio Antonio Luna lo llevó a ser considerado no sólo un alumno destacado, líder estudiantil y social, maestro y profesionista, sino como un hombre preocupado por el bienestar de las gentes de su país, y de toda la humanidad.

Rinde el ITM homenaje póstumo al maestro Julio Antonio Luna
• Reconocen autoridades, profesores, exalumnos y egresados su trayectoria académica, su humanismo y su preocupación por México

La comunidad del Instituto Tecnológico de Morelia se volcó prácticamente, el pasado 4 de diciembre, en la explanada del área de ingeniería industrial, para rendir emotivo homenaje póstumo a quien fuera uno de sus más destacados estudiantes, distinguido egresado y maestro ejemplar, el ingeniero Julio Antonio Luna García, fallecido el 27 de noviembre pasado en esta capital, cuando se encontraba en la plenitud de su existencia.

El homenaje fue tributado frente a su esposa, la señora Josefina Gómez García y sus hijos Julio, Omar y Abril que lo recibieron sensiblemente agradecidos y orgullosos.

Estuvieron ahí las autoridades del plantel, encabezadas por el ingeniero Leonel Francisco Contreras Rivera y su equipo de colaboradores, centenares de alumnos y profesores de la carrera, los dirigentes de EGRETEC, así como numerosos egresados, condiscípulos y muchos amigos del homenajeado que gozaron de su caballeroso trato, de sus consejos y compartieron sus sueños.

El ingeniero Francisco Javier Hurtado Cabrera, presidente de la Asociación de Egresados del ITM abordó la tribuna para referirse a la brillante trayectoria del ingeniero Julio Antonio Luna, que lo llevó a ser considerado no sólo un alumno destacado, líder estudiantil y social, maestro y profesionista, sino como un hombre preocupado por el bienestar de las gentes de su país, preocupado por toda la humanidad, de la que todos formamos parte.

Haciendo un breve recorrido cronológico por su vida y su trayectoria, el ingeniero Hurtado dijo de él que “dejó una huella imborrable en la vida de la asociación de egresados del ITM, ya que siempre fue como él mismo lo decía: soy orgullosamente EGRETEC”.

Dijo también que “como maestro siempre transmitió sus conocimientos de una forma sin igual, profesional y sobre todo, con calidad y calidez humana”.

Recordó que hace apenas unos días, el ingeniero Luna García presentó su libro “México, creo en ti” y enfatizó el hecho señalando “nos dejaste un libro con un título que mostró el gran amor que tenías por nuestro país y que revelaba la forma tan diferente, siempre constructiva, esperanzada de mirar las cosas y a México”.

Citó finalmente las dedicatorias especiales

de su libro, que ponen de relieve su calidad de michoacano y mexicano ejemplar, su preocupación por las circunstancias que vivimos en estos momentos, en las que decía: “A los maestros de México, con la exhortación a que retomemos el camino de la reconstrucción de nuestro país desde las aulas, antes de que sea demasiado tarde” y la otra, “a los jóvenes mexicanos, un llamado para que ejerzan el papel de líderes que les toca jugar y no permitan que este bendito país llegue a naufragar en las aguas de la injusticia y la pobreza”.

Un poco antes, el ingeniero José Angel Avilés Arguello, ingeniero y maestro compañero del homenajeado en muchas aventuras académicas en el Tecnológico de Morelia y en el CECyTEM, sistema educativo del que Julio Antonio fue director fundador y su máximo impulsor, hizo una semblanza personal del homenajeado, que salpicó con numerosas anécdotas y recuerdos que ponían de relieve el alto valor humano de éste, su calidad como maestro, compañero, profesionista y amigo.

Los estudiantes de la carrera de ingeniería industrial y particularmente los que tuvieron la fortuna de recibir las enseñanzas del distinguido homenajeado, en voz de la alumna Andrea Sanaé Manríquez le testimoniaron también su reconocimiento y el agradecimiento por los conocimientos que les transmitió en cada una de las clases impartidas por él que, dijo, dejaron una huella imborrable en sus vidas.

Recordó que en una ocasión les hizo un exhorto para que, en su calidad de jóvenes responsables, se convirtieran en factores de cambio en el país y defendieran la cultura nacional, como lo hicieron nuestros antepasados, que ofrendaron sus vidas en la lucha por cumplir esa encomienda.

Recordó también sus palabras, que ponían de relieve la fe, la esperanza que él tenía en los jóvenes y citó: “es alentador que una nueva generación de jóvenes se esté preparando para seguir defendiendo su país, utilizando las armas del conocimiento”.

El acto concluyó con la develación de una placa en el Aula de Usos Múltiples de la carrerea de Ingeniería Industrial, que ahora llevará el nombre del ingeniero Julio Antonio Luna, y que fue realizada por la señora Josefina y sus hijos Julio Antonio, Omar y Abril.


Los estudiantes de la carrera de ingeniería le testimoniaron también su reconocimiento y el agradecimiento por los conocimientos que les transmitió en cada una de las clases impartidas por él, que dejaron una huella imborrable en sus vidas.
Los estudiantes de la carrera de ingeniería le testimoniaron también su reconocimiento y el agradecimiento por los conocimientos que les transmitió en cada una de las clases impartidas por él, que dejaron una huella imborrable en sus vidas.


DEPARTAMENTO DE COMUNICACION Y DIFUSION
[http://www.itmorelia.edu.mx]   e-mail: difusion@itmorelia.edu.mx


Dirección: M.A. Carlos Cecilio Pacheco Serrania
Edición y Diseño: Abel Sánchez Sandoval
Redacción: Lic. Oscar Ponce de León Berber
Fotografía: Abel Sánchez Sandoval